Un partido llamado deseo, Chile-Bolivia en Copa América

Santiago de Chile, 19 jun (PL) Tennessee Williams escribió el clásico teatral Un tranvía llamado deseo lejos de los entramados del fútbol, pero la frase grafica como anillo al dedo el duelo de esta noche entre Chile y Bolivia en la Copa América.
Las ansias son por igual en los dos bandos. Para Chile es cuestión de honor ante su afición, luego de varios capítulos no muy edificantes que empañaron su actuación. Con la Roja los hinchas no están muy conformes.
Pero el milagro de los goles y la posibilidad real de clasificar en primer lugar de la llave A del torneo, puede ayudar al olvido conveniente. Sobre todo porque los chilenos tienen una visible necesidad de protagonismo.
Más humildes, aunque con cuitas pendientes entre vecinos, los bolivianos quieren a toda costa hacer historia y ofrecer un hálito de optimismo al balompié del altiplano, que desde hace años no levanta cabeza.
Empero, el perfil deportivo deja pocas dudas acerca del favoritismo de Chile frente a Bolivia, si bien otros capítulos deslizan varias lecturas.
Con relaciones de rango consular desde 1978, ambas naciones dirimen en la actualidad una disputa histórica ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, por el reclamo de Bolivia de una salida al mar que Chile considera inapropiada.
Nada de esto, en apariencia, tiene que ver con el fútbol. No obstante, pesa y seguramente se manifestará de alguna forma en los graderíos del estadio Nacional Julio Martínez Prádanos de Santiago.
Otro elemento es el psicodrama con los futbolistas chilenos, en especial de Arturo Vidal por su escándalo del martes cuando ebrio, estrelló su auto contra otro en la periferia de esta capital, sin daños a personas.
Conducía a 160 kilómetros por hora su Ferrari y fue formalizado por la policía. Tras pasar la noche en una comisaría y comprobarse su nivel de alcohol excedido, recibió el perdón del técnico de La Roja, Jorge Sampaoli.
Para dar continuidad a la telenovela, Vidal lloró en una brevísima rueda de prensa, en la que pidió perdón y acto seguido comenzaron las noticias de prensa de una supuesta molestia muscular que tal vez lo apartaría del duelo contra Bolivia.
Pero ojo, de ser necesario sería utilizado en el segundo tiempo.
Por la parte boliviana, Martín Smedberg, delantero de origen sueco y autor de uno de los golazos de la Copa América, admitió que será difícil imponerse a Chile en casa, “pero la presión por ganar la tienen ellos, así que nosotros haremos lo nuestro”.
A los del altiplano les serviría un empate, aunque con ello pudieran arriesgar una mejor posición en la tabla del grupo A de la justa. Igualaron en la apertura con México 0-0 y dieron la sorpresa al batir a Ecuador 3-2.
Además de Smedberg, el entrenador Mauricio Soria cuenta con Marcelo Martins, otro buen delantero y el trabajo eficiente del guardameta Romel Quiñonez. Así y todo, no basta con esto para vencer a los locales.
Las posibles alineaciones son las siguientes:
Chile: Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Eugenio Mena; Charles Aránguiz, Marcelo Díaz, Arturo Vidal (o David Pizarro), Jorge Valdivia; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas. DT: Jorge Sampaoli
Bolivia: Romel Quiñónez; Miguel Hurtado, Edward Zenteno, Ronald Raldes, Leonel Morales; Roberto Pedriel, Alejandro Chumacero, Danny Bejarano, Martin Smedberg, Damián Lizio, Marcelo Martins. DT: Mauricio Soria.

Deja un comentario