La “su­per­se­cre­ta­ría” mostró ineficacia por la vergonzosa fuga de Guzmán Loera

La ver­gon­zo­sa fu­ga de Joa­quín “El Cha­po” Guz­mán, del pe­nal de má­xi­ma se­gu­ri­dad del Al­ti­pla­no, Es­ta­do de Mé­xi­co, po­ne en te­la de jui­cio, la ac­tua­ción de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, ya que ex­hi­be que con­cen­trar en esa de­pen­den­cia fun­cio­nes po­lí­ti­cas y po­li­cia­les y con­ver­tir­la en una “su­per­se­cre­ta­ría” fue ine­fi­caz, pe­se a que los di­pu­ta­dos, ha­ce ca­si tres años jus­ti­fi­ca­ron el cam­bio con el ar­gu­men­to de que la so­cie­dad exi­gía em­pren­der ac­cio­nes pa­ra pro­mo­ver tran­qui­li­dad y se­gu­ri­dad en el te­rri­to­rio na­cio­nal pa­ra ca­da per­so­na y fa­mi­lia, ase­gu­ró la Ar­qui­dió­ce­sis Pri­ma­da de Mé­xi­co.

La Igle­sia ca­pi­ta­li­na, sos­tu­vo que la sub­je­ti­vi­dad po­pu­lis­ta le­gis­la­ti­va jus­ti­fi­có la “su­per­se­cre­ta­ría” ba­jo el ar­gu­men­to de que “la so­cie­dad me­xi­ca­na exi­ge em­pren­der ac­cio­nes pa­ra pro­veer tran­qui­li­dad y se­gu­ri­dad en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal pa­ra ca­da per­so­na y fa­mi­lia”.

En el edi­to­rial del se­ma­na­rio ca­tó­li­co “Des­de la Fe”, se­ña­ló que la “ver­gon­zo­sa fu­ga de uno de los de­lin­cuen­tes más con­no­ta­dos, po­ne en te­la de jui­cio la via­bi­li­dad de la for­ma y la con­cen­tra­ción de fun­cio­nes (po­li­cia­cas) en una en­ti­dad po­lí­ti­ca en­car­ga­da del go­bier­no in­te­rior”.

Des­ta­có que la re­for­ma a la Ley Or­gá­ni­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Fe­de­ral apro­ba­da por los di­pu­ta­dos en no­viem­bre de 2012, las fun­cio­nes de la Se­gob fue­ron “ju­rí­di­ca­men­te des­na­tu­ra­li­za­das pa­ra im­po­ner cri­te­rios ine­fi­ca­ces. Los le­gis­la­do­res del Ho­no­ra­ble Con­gre­so de la Unión no re­ga­tea­ron a la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción el re­na­ci­mien­to de la ‘su­per­se­cre­ta­ría’.

La ‘su­per­se­cre­ta­ría’ mues­tra ine­fi­ca­cia en sus ac­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca y la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma de in­te­li­gen­cia”, re­cal­có.

Con la fu­ga de “El Cha­po”, “la ‘su­per­se­cre­ta­ría’ vi­no a ser ‘mi­ni­se­cre­ta­ría'”, y mos­tró la fa­lli­da ad­mi­nis­tra­ción de la Se­gob del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio de má­xi­ma se­gu­ri­dad, asen­tó la je­rar­quía ca­tó­li­ca.

La Ar­qui­dió­ce­sis re­fi­rió que el co­lo­fón de es­tas dul­ces pro­me­sas de tran­qui­li­dad y se­gu­ri­dad se re­fren­da­ría por la pre­sen­cia del “Es­ta­do me­xi­ca­no fuer­te” y la ca­pa­ci­dad de sus ins­ti­tu­cio­nes en to­do tiem­po y ca­da rin­cón del te­rri­to­rio na­cio­nal.

La sim­ple­za en el cam­bio de es­tra­te­gias pa­ra for­ta­le­cer la coor­di­na­ción se­ría fac­ti­ble pa­ra pro­se­guir con éxi­to el com­ba­te con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y la de­lin­cuen­cia. To­do re­gi­do por la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción.

Des­de el re­na­ci­mien­to de esa su­per­de­pen­den­cia, cual­quier ob­ser­va­dor ave­za­do es­tá en con­di­cio­nes de en­jui­ciar la la­bor de la en­ti­dad que con­cen­tra com­pe­ten­cias di­ver­sas, in­com­pa­ti­bles y dis­pa­res.

Des­de coor­di­nar a los se­cre­ta­rios de Es­ta­do, com­pi­lar la nor­ma­ti­vi­dad na­cio­nal, fi­jar el ca­len­da­rio ofi­cial, guar­dar las efe­mé­ri­des, re­gis­trar fir­mas ofi­cia­les de fun­cio­na­rios, pu­bli­car el Dia­rio Ofi­cial, cen­su­rar al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes, re­gis­trar a la po­bla­ción del país, ex­pul­sar ex­tran­je­ros in­de­sea­bles, di­ri­gir la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, pro­mo­ver el de­sa­rro­llo mu­ni­ci­pal, vi­gi­lar ca­si­nos, jue­gos y sor­teos, ad­mi­nis­trar el pa­tri­mo­nio in­su­lar, re­gu­lar el uso del es­cu­do, la ban­de­ra y el him­no na­cio­na­les, coor­di­nar el sis­te­ma de pro­tec­ción ci­vil.

Así co­mo vi­gi­lar a las aso­cia­cio­nes re­li­gio­sas y cul­to pú­bli­co (por cier­to, es­ta sub­se­cre­ta­ría se en­cuen­tra va­can­te des­de ha­ce seis me­ses, una mues­tra más del gi­gan­tis­mo ino­pe­ran­te) has­ta las de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, de se­gu­ri­dad na­cio­nal e in­te­li­gen­cia, en­tre las que des­ta­can des­de la apro­ba­ción de las em­pre­sas de ser­vi­cios de se­gu­ri­dad pri­va­dos has­ta la Coor­di­na­ción del Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad, la aten­ción in­te­gral a las víc­ti­mas del de­li­to y la fa­lli­da om­ni­pre­sen­cia en la ad­mi­nis­tra­ción del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio de má­xi­ma se­gu­ri­dad

Fuente: Notired-Mexico

Deja un comentario