Claudio Montaño

LA EDUCACION EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Por Claudio Adrián Montaño Mier

«Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos.»
Carl Gustav Jung

Hace muchos años, cuando iniciaba mi carrera docente, escuche a alguien muy cercano a mí decir que en algún momento la tecnología reemplazaría al maestro como formador de juventudes. Más de una década después, esta pandemia nos pone a prueba, o flotas o te hundes.
En pleno auge de las TIC´s, como en ese momento se les llamaba, veíamos en los elementos tecnológicos una posibilidad de mejorar la experiencia, aun eran caros, muy limitados y requerían internet en muchos casos. La estructura de la SEP ofrecía cursos en este aspecto, en algún momento otorgaron tabletas y laptop tanto a maestros como alumnos, florecieron los programas gubernamentales para la instalación de salas de computo, Enciclomedia, etc.
Muchos de los equipos de estos programas o son obsoletos o acumulan polvo por falta de uso, la constante es la falta de seguimiento y actualización así como el gran pecado de instaurar estos programas como “modas” sin tener el cuidado de vigilar que cumplan su propósito.

Sin embargo, no contaban con la astucia del maestro, que a pesar de todo el contexto donde ha de trabajar, continua dando lo mejor de sí para la formación de los niños, niñas y jóvenes que ingresan a las aulas, y en muchos casos sin aulas, sin bancas, sin baños, sin energía eléctrica y sin material didáctico continuan dando lo mejor de si.

Estando Lucio Cabañas en plena guerrilla en la sierra de Guerrero, anticipando su muerte le dijo a un joven maestro: “-ya no tienes nada que hacer aquí, regresa al salón de clases, ahí te necesitan mas.” El día de hoy, los maestros estamos fuera de las aulas, pero no estamos ausentes, respondemos al llamado de la nación y reconocemos la importancia de continuar nuestra labor a distancia, como podemos, como pueden nuestros estudiantes. Cambiamos nuestra jornada en el aula a una jornada extendida fuera de ella de tiempo completo. Nos enfrentamos al escrutinio por parte de la sociedad, a la luz y sombra de la opinión pública.

¿Por qué el maestro continua siendo parte fundamental del proceso educativo?
Porque los maestros y las maestras conocen realmente con quién están trabajando, identifican una herramienta invaluable en el proceso de enseñanza aprendizaje: el contexto.
Al reconocer las circunstancias especificas de nuestros alumnos, podremos aprovecharlos y reconocer sus progresos. Tener un ser humano al frente de la clase, en persona, es muy diferente a recibir la información a través de una pantalla, un mensaje o un correo electrónico. En el salón de clases identificas al distraído, al que no entiende, al que no desayunó, el que tiene problemas en casa, el acosado, el que puede ayudar a los demás, y si esto fuera poco, motivas procesos de socialización, fortaleces el carácter, promueves independencia, etc.

Podemos estar pasándola incomodos en este confinamiento en casa, extrañamos a los amigos, nuestra libertad de salir, ir al cine, visitar a la familia; la oportunidad se pinta sola para gestar una revolución educativa, una donde el maestro recupere su justo valor ante la sociedad, el estudiante reconozca a la escuela como un espacio que contribuye a su crecimiento, que las autoridades educativas evalúen los procesos y realicen las mejoras en beneficio de todos y, que el maestro acepte la necesidad de mantenerse vigente, actualizado y sensible a los cambios.

No existe nada en el pasado, presente o futuro que reemplace al maestro. La inteligencia artificial esta muy lejos de representar un reemplazo adecuado. Mientras no exista la vocación embotellada, el concentrado de apostolado o la emulsión de perseverancia, el lugar del profesor esta garantizado al frente del grupo, entre sus alumnos.

“El objeto más noble que puede ocupar el hombre es ilustrar a sus semejantes”
Simón Bolivar

Deja un comentario

4 thoughts on “LA EDUCACION EN TIEMPOS DE PANDEMIA”

  • Pasado, presente y futuro… en estas tres dimensiones los maestros serán pilar en la sociedad para formar lideres. Creo que la vocación docente debería apuntar hoy mas que nunca a la profesionalización digital en mayor parte, que tiene que ser la clave para mejor la calidad docente, apoyada y ayudada por el placer de enseñar y estar en contacto los alumnos en el aula.

  • Totalmente de acuerdo con vos, apesar de las grandes limitantes que se presentan en la actualidad, – no solo por la contingencia- por todos aquellos elementos que degradan al docente como formador, como guía, como aquella substancia activa que provoca cambios reales en las personas. El docente, -tal y como lo expresa la misma extensión de la palabra- sigue vigente.

  • El acercamiento humano es primordial para favorecer una sociedad que sepa ser corresponsable de una vida de calidad la tecnología es una herramienta que el ser humano debe aprovechar sin perder de vista la humanidad!!!!