Epidemia de ébola, una crisis humanitaria

La Habana (PL) Unos cinco mil contagios y más de dos mil 500 fallecidos es por ahora el saldo que ha dejado la epidemia de ébola en África occidental, una situación grave y preocupante si se tiene en cuenta que el 40 por ciento de los casos surgieron en los últimos 21 días.
Esto indica que la enfermedad, surgida el pasado marzo en Guinea y que después se expandió a Liberia y Sierra Leona está ahora creciendo “exponencialmente”, indicó Bruce Aylward, director general adjunto de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Ante “el riesgo de una catástrofe humanitaria” y para poder ir por delante del virus, y no por detrás, como ha ocurrido hasta ahora, Naciones Unidas decidió lanzar un programa global de asistencia dotado de casi mil millones de dólares, de los cuáles la mayor parte estaría destinada a Liberia, el país con mayor número de pacientes.
El plan está enfocado hacia cinco aspectos fundamentales, detener los contagios, tratar a los infectados, asegurar los servicios esenciales, preservar la estabilidad de las naciones más afectadas y prevenir nuevos brotes en otras que no han registrado contagios.
Sin embargo, Valerie Amos, secretaria general adjunta de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, señaló que más gente muere debido a patologías como tuberculosis, malaria y enfermedades crónicas, que por el ébola, por lo que instó a aumentar los esfuerzos necesarios para evitar “el colapso total de los sistemas de salud”, en la región africana.
“Nos enfrentamos a una crisis humanitaria mayor en los países afectados. Su capacidad para hacer frente a la situación está al borde del colapso. Es una amenaza muy seria, por lo que tenemos que actuar ahora para evitar una tragedia mayor”, aseveró la experta en conferencia de prensa.
La situación es realmente complicada, se estima que más de 22 millones de personas viven en zonas donde hay transmisión activa del virus del Ébola, y de ellas, casi 4,3 millones viven en áreas donde se han registrado de 20 a más muertes por la enfermedad.
De ahí que lo primordial sea evitar el contagio, “todavía hay muchos enfermos vagando por las calles o siendo cuidados en casa por personas que después enferman”, explicó Aylward.
Por otra parte se sabe que la tasa de mortalidad de la dolencia varía entre el 60 y el 70 por ciento, el 75 por ciento de las víctimas de la epidemia son mujeres, mientras, que al menos 300 fallecidos pertenecen al sector sanitario.
El ébola es una enfermedad que se transmite por contacto directo entre personas a través de fluidos corporales, sudor, lágrimas, sangre, orina, heces fecales. Aún carece de tratamiento médico específico, aunque dada la severidad del brote actual se comenzaron a aplicar algunas terapias experimentales, como el Zmap, un suero utilizado en varios enfermos.
Muchos otros continúan en investigaciones, y algunas vacunas ya se ensayan en humanos, como es el caso de una que desarrolla la farmacéutica GlaxoSmithKline y el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.
Este producto comenzó ensayos clínicos a principios de septiembre entre voluntarios estadounidenses, sin que hasta la fecha se hayan reportado reacciones secundarias. Los resultados completos del estudio podrían estar disponibles a finales de año.
A su vez, investigadores británicos recién comenzaron otra investigación con la misma vacuna, y se espera que entre dos y cuatro semanas el organismo humano alcance la respuesta inmunológica necesaria. También se podrá determinar si produce o no, efectos adversos.

Deja un comentario