Cuando Mick Jagger regrese a La Habana…

La Habana (PL) Mick Jagger caminó por las calles habaneras con la melena alborotada y una camisa azul celeste abierta al descuido: solo pocos tuvieron el privilegio de verlo, pero ya todos quieren reencontrarlo sobre un escenario en Cuba.
El flaco maravilloso de The Rolling Stones publicó en su cuenta en Facebook una foto recostado a la columna de una portada barroca y unas cortas palabras: “On a break in Cuba” (en un descanso en Cuba).
Casi nada se sabe de su estancia en la isla, el británico vino a descansar, lo dejó bien claro, aunque también hizo tiempo para su pasión de toda la vida: la música.
Por las redes sociales y en algunos medios de prensa circulan fotos de su visita al capitalino Estudios Abdala, se le ve sonriente, feliz…
La cantante cubana radicada en Estados Unidos Cucú Diamante comentó en Twitter: “Desfile de estrellas hoy en Abdala!!! Cucaland session!!” y colgó imágenes del vocalista junto al productor venezolano Andrés Levin y el músico Alain Pérez, nominado a los Grammy Latinos 2015.
El fundador de The Rolling Stones también recorrió la Fábrica de Arte Cubano y se tomó fotos con el creador de ese proyecto, X Alfonso, uno de los músicos más populares de la escena alternativa de este país.
“Qué honor recibir a Mick Jagger en la Fábrica de Arte Cubano”, dijo en Twitter el productor musical y realizador audiovisual.
En las redes sociales estallaron los comentarios y el rumor ya es casi oficial: The Rolling Stones viene pronto a Cuba. La visita de Jagger se parece mucho a la confirmación de esa noticia: la grey roquera se alista y espera.
Recientemente, el guitarrista de la mítica banda, Keith Richards, habló de un posible concierto del grupo en el habanero Estadio Latinoamericano, el próximo mes de marzo.
“Nos gustaría visitar Cuba ahora que la situación está cambiando. Es un lugar en donde se han dado grandes pasos culturales para el mundo entero. Sería interesante estar ahí, porque es un lugar nuevo para nosotros y seguramente seremos una novedad para ellos”, dijo.
Mientras las negociaciones avanzan, el bajista actual de The Rolling Stones Darryl Jones prometió seguirle insistiendo a Mick para tocar en La Habana, tras el éxito de una reciente presentación suya con la banda The Dead Daisies.
Pero esta es una carrera en la cual nadie quiere estar al margen y Sting desea presentarse en Cuba antes que Mick Jagger, anunció el guitarrista Dominic Miller, quien acompaña al músico británico desde 1991.

ROCK CON TIMBA

Jagger viajó a La Habana acompañado por uno de sus hijos y para hacer honor a su ganada fama de amante de la noche y la fiesta, recorrió algunos clubes capitalinos, como el SangriLa.
Por supuesto, ahí tampoco faltaron las fotos: en medio de un gran coro de trabajadores del lugar, aparece otra vez sonriente, la camisa semi abierta… Âíay, el calor de Cuba!
Y aunque muchos anhelaban haberlo visto en el Maxim Rock, la plaza fuerte de ese género en La Habana, el cantante quiso conocer otras sonoridades y terminó en un concierto de Bamboleo, orquesta cubana de timba, género nacido aquí muy cercano a la salsa.
Tal vez no sea tan difícil para el roquero experimentar con algunos pasos de casino, luego de pasarse casi toda una vida de meneos y contorsiones.
A sus 72 años, Jagger continúa explosivo en el escenario, con los mismos movimientos de cadera que hacía desde los inicios de la banda cuando apenas tenía 20 años.
Michael Philip “Mick” Jagger nació el 26 de julio de 1943 en Dartfor y al parecer fue un niño bastante aplicado y estudioso: por sus buenas calificaciones ganó una beca en la London School of Economics, aunque nunca terminó la universidad.
Su pasatiempo adolescente de cantar en el garaje junto a su amigo de la infancia Keith Richard fue más allá de lo onírico y en 1962 formaron la que es hoy una de las bandas activas más longevas y famosas de la historia del rock.
La agrupación conoce escenarios de casi todo el mundo, pero jamás ha tocado en La Habana, la ciudad que hace muy poco sedujo a Mick Jagger con sus calles de piedras, su arquitectura colonial y sus noches de salsa.
Ahora viene la espera y la esperanza de volver a ver su figura delgada, la próxima vez rodeado de una espectacular escenografía en el Estadio Latinoamericano, seguramente abarrotado de una multitud deseosa de demostrar que también sabe moverse como Mick Jagger.