Costa Rica, el David de la Copa Mundial de fútbol

Río de Janeiro, 15 jun (PL) La selección de Costa Rica llegó al Mundial de Brasil-2014 como la cenicienta del grupo D, todos la miraban con lástima por tener que enfrentar a rivales del nivel de Uruguay, Inglaterra e Italia, un trío de campeones del orbe.
Sin embargo, el David de este torneo debutó la víspera con exuberante victoria 3-1 sobre Uruguay -monarca en 1930 y 1950-, y mostró gran solvencia sin dejar dudas de una superioridad imperial aunque inesperada, porque, estemos claros, enfrentó a uno de los grandes Goliat del balompié.
Para su entrenador, el colombiano Jorge Luis Pinto, el quid del “uruguayazo” fue que “el equipo no perdió la cabeza cuando estuvo perdiendo en un primer tiempo parejo y equilibrado. La clave fue cambiar la velocidad, quebrar la línea defensiva uruguaya y atacarlos.
Jugamos con pierna, cabeza, entrega y corazón. Jugamos un partido de oficio; no nos desbaratamos con el marcador adverso. El equipo tuvo entrega pero también cabeza, añadió el estratega.
Antes de comenzar el Mundial, Pinto declaró a los medios de aquí en Brasil que prefería este grupo eliminatorio a otros en los cuales hubiera equipos como Irán, Surcorea o Argelia, a priori más asequibles.
Para explicar su teoría, dijo sentir mayor seguridad si conoce a sus rivales, como es el caso de uruguayos, ingleses e italianos, todos con jugadores conocidos por su paso por las liga europeas.
Costa Rica no cambió su estilo, ni su forma de sentir el fútbol pese a jugar con un grande mundial. Ya lo había dicho estamos para jugar de tú a tú con cualquiera y eso se logró, precisó el colombiano.
Pinto se mostró feliz por todos los fans costarricenses pero advirtió que “ganamos un partido, pero sólo eso. El Mundial sigue, falta mucho y Costa Rica quiere seguir haciendo historia”, destacó Pinto.
Este triunfo elevará la moral de los ticos para sus próximos duelos en el grupo D, aunque como les exige su entrenador “hay que mantener los pies sobre la tierra”.
El próximo desafío de Costa Rica será el próximo jueves ante los cuatro veces campeones mundiales italianos (1934, 1838, 1982, 2006) y finalizará la ruleta rusa el martes 24 contra Inglaterra, ganador del cetro en 1966.
Costa Rica ha participado en cuatro copas del mundo -1990, 2002, 2006, 2014-. Su mejor actuación data de la Copa de Italia’90 cuando llegaron a octavos de final con el entrenador serbio Bora Milutinovic, el trotamundo de los banquillos.
Tras vencer a Uruguay, Costa Rica archiva cuatro triunfos, un empate y seis derrotas en 11 partidos en estas magnas citas del fútbol mundial, con 15 goles a favor y 22 en contra, nada mal para una nación de menos de cinco millones de habitantes.

Deja un comentario