Chile-Brasil, la novela del fútbol

Santiago de Chile, 28 jun (PL) Desde el amanecer se preparan las parrilladas, los mercados casi agotaron las bebidas y los chilenos ya comenzaron el baile: la novela del fútbol calienta el ambiente del invierno austral.
Chile-Brasil, así de simple. Vida o muerte, en la Copa Mundial del deporte más popular del universo, en Belo Horizonte, en la distancia, pero con un furor nacional de alto voltaje con la mirada puesta al filo del mediodía.
Los optimistas tratan de saltarse la historia y el perfil de Bestia Negra que tiene la cananinha para Chile en el balompié. Sin embargo, nadie puede olvidar que Brasil siempre ha sido el amo en estos menesteres.
Suenan vuvuzelas y pitos, la inmensa mayoría de los chilenos andan con algo rojo en su vestimenta. Gorros, camisetas, bufandas, pulseras, matracas, muñecos (…), forman parte de la indumentaria de este sábado.
¿Qué pasará después? Los dos escenarios son temibles. Si La Roja lograra la hazaña de sacar del camino a los favoritos de Brasil con Neymar, el desborde de alegría y júbilo puede ser infernal.
Sólo en esta capital, delincuentes y pandilleros aprovecharon el impacto de las dos victorias del seleccionado transandino en la justa del orbe para provocar severos daños a 900 autobuses, además de agresiones física a 40 conductores.
Ante esas circunstancias el Gobierno redobló las medidas de seguridad, pero el revés frente a Holanda terminó en tristeza y calma para la ciudadanía.
La diferencia es que por primera vez Chile juega un fin de semana y en un horario que facilitaría la fiesta o manifestaciones malhumoradas si cae con Brasil.
En cualquier caso, pocos se atreverán a arruinar el “asado mundialero”, como lo llaman, haciendo caso omiso a recomendaciones oficiales de que evitar las parrilladas ante la gran contaminación ambiental de Santiago.
A priori todo indica que será poca la incidencia de lluvias en el país sudamericano, que tiene todas sus plazas listas en las capitales regionales, con pantallas gigantes para seguir el cotejo.
No es más que un tema deportivo, pero es fútbol. Por tal motivo, el consulado de Brasil aquí llamó a sus ciudadanos residentes en Chile a tomar precauciones. Una camiseta auriverde hoy puede ser un pecado mortal.
Las estadísticas van en contra de los chilenos. En la semifinal de 1962 y octavos de 1998 y 2010, Brasil arrasó con la Roja sin contratiempos. Pero la historia puede cambiar este sábado.

Deja un comentario