Costa Rica mira de reojo los cuartos de final ante su rival más débil

Río de Janeiro, 29 jun (PL) Antes de comenzar el Mundial de fútbol nadie apostaba un peso por Costa Rica, pero la actuación de la Sele en el grupo de la muerte disparó sus opciones, al extremo que su rival en octavos, Grecia, parece asequible.
Los ticos sorprendieron a propios y extraños en el distrito D, al dominarlo con siete puntos, producto de victorias sobre Uruguay (3-1) e Italia (1-0), además de firmar el empate frente a Inglaterra (0-0), tres antiguos campeones del mundo.
Un equipo sin estrellas rutilantes, compuesto por obreros del oficio del fútbol, Costa Rica juega con el lema de “uno para todos y todos para uno”, con prioridad para la protección del colectivo por sobre cualquier vestigio de individualidad.
Bryan Ruiz, Joel Campbell y el arquero Keylor Navas son las piedras angulares de esta escuadra, que entrena el idealista colombiano Jorge Luis Pinto, a quien dieron por loco antes de comenzar el torneo después de expresar su satisfacción por haber caído en el grupo más fuerte del torneo del orbe.
Pese a los excelentes resultados en la fase de grupos, Pinto mantiene los pies sobre la tierra y advierte del peligro que representa Grecia en sus aspiraciones de seguir derrumbando obstáculos, en esta ocasión en pos de incluirse en cuartos de final por primera vez en la historia (esa meta la persiguen ambos seleccionados).
No sé si (Grecia) será defensivo o no. Sabe defenderse y atacar en su estilo. Ha tenido en los últimos años connotación en Europa, ha venido progresando, ha mantenido una estructura, es agresiva y en el medio campo hacia adelante tiene buena condición técnica, describió Pinto.
El seleccionador de los ticos señaló además que aunque Grecia parezca el más fácil de sus rivales hasta el momento “debemos darle más respeto que a Uruguay, Italia e Inglaterra, y afrontar el partido emocionalmente tranquilos, sin perder la cabeza”.
En tres presentaciones previas, la nave tica solo accedió a octavos de final en Italia-1990, pero en esa instancia perdió 1-4 ante la hoy extigua Checoslovaquia.
Costarricenses y griegos se enfrentarán hoy en la Arena Pernambuco de Recife, donde están previstas temperaturas de 25 grados y una humedad relativa del 97 por ciento, amén de existir gran posibilidad de lluvias, factores que deberían favorecer a los centroamericanos.
Este duelo no tiene precedente alguno en la historia del fútbol, aunque el orgullo del enfrentamiento particular es insignificante si lo comparamos con todo lo que está en juego acá, que pasa, mínimo, por inscribir el nombre de un país entre los ocho mejores del fútbol mundial.
Los griegos llegaron a esta fase como segundos del grupo C, en el cual registraron un comportamiento irregular con derrota 0-3 ante Colombia, empate sin goles ante Japón y victoria in extremis 2-1 ante Costa de Marfil, con la cual aseguraron su boleto a octavos (en ese partido marcaron el segundo gol en el minuto 93, de penal, o sea, estuvieron a solo segundos de ser eliminados).
El ganador de este desafío se medirá en cuartos de final contra el que resulte vencedor del choque México-Holanda, previsto para hoy en el estadio Castelao de Fortaleza.

Deja un comentario