Colombia amenaza al Penta, Brasil teme un nuevo Maracanazo

Fortaleza, Brasil, 4 jul (PL) La excelencia de la Colombia de James Rodríguez amenaza las pretensiones de coronación de Brasil en la Copa del Mundo de fútbol y los torcedores ya temen lo peor: el estallido de un nuevo Maracanazo.
Aunque el escenario no será el Maracaná y apenas hablamos de la fase de cuartos de final, las jugadores de Brasil tienen la irrevocable obligación de conquistar el trono, sino penarán toda su vida por dejar escapar el título en casa, como le ocurrió a la generación de 1950 tras perder la gran final contra Uruguay.
Contra Colombia siempre son partidos alegres, contra ellos no iremos a la guerra (como contra Chile, Argentina o Uruguay) y nos sentiremos más cómodos. Mis jugadores saben que si no ganan, quedan eliminados, expresó Luiz Felipe Scolari, entrenador de los pentacampeones mundiales.
Scolari matizó la situación y restó importancia a la trascendencia del partido: “si perdemos no será el fin del mundo”.
La gran preocupación de Felipao es el estado real del crack Neymar, quien aparentemente se recuperó de las molestias musculares, pero en los entrenamientos todavía trabaja con menos intensidad que sus compañeros.
Si Scolari perdiera a Neymar antes o durante el duelo, las oportunidades de victoria de Brasil se reducirían dramáticamente ante una Colombia que es considerada la mejor escuadra del Mundial, amparada, como declaró Felipao, en una buena organización, mucha técnica en el trato del balón y excelente disciplina táctica.
Sin embargo en duelos de esta envergadura la historia pesa demasiado y la hegemonía de la canarinha sobre los cafeteros es brutal, al extremo que Colombia solo archiva dos victorias (solo una en partidos oficiales) en 25 partidos contra el Scratch y ninguna la consiguió en suelo brasileño.
Este será el primer desafío entre ambos países en copas mundiales. El estadio Castelao de Fortaleza acogerá el partido, para el cual se esperan temperaturas extenuantes de 30 grados, aunque a partir del pitazo inicial a las 17:00 hora local comenzarán a descender progresivamente.
El pensamiento del argentino José Pekerman, técnico de Colombia, acerca del dominio de Brasil es simple: “las estadísticas previas son reflexiones que no se pueden ignorar y esto se transmite. Las historias y la idiosincrasia y las tradiciones tienen su peso, pero uno no va a ganar un partido por lo que pasó antes”.
La clave es no pensar en las situaciones previas. Para Colombia cada partido es un desafío nuevo. No podemos mirar atrás y pensar en lo que ha pasado. Tenemos que hacer nuestro partido de acuerdo a lo que estamos haciendo. Con confianza. Sin sentir que hay un favorito. Tomarlo como hemos tomado a cada uno de los rivales, añadió el estratega.
Colombia, Argentina y Bélgica son los únicos tres países que han ganado su cuatro partidos del torneo, pero en el caso de los cafeteros la excelencia ha sido muy superior, con el clímax dramático en el triunfo 2-0 sobre Uruguay en octavos de final, gracias al doblete de James Rodríguez, líder goleador del torneo (cinco dianas).
Todo lo contrario ocurre con Brasil, un elenco con grandes lagunas en su funcionamiento, que resuelve los partidos por esporádicos chispazos individuales y no por un juego solvente.
Empero, la torcida brasileña será mayoritaria en el Castelao y este factor sin duda empujará a los pentacampeones, como lo hizo anteriormente en el partido contra Chile, el cual ganaron agónicamente en la lotería de los penales.
El público debe ser un factor muy importante para Brasil. Para nosotros será una buena prueba y espero que nos metamos pronto en el partido para desarrollar el juego que nos ha dado tantas satisfacciones, recalcó Pekerman.
Una victoria de los colombianos los pondría por primera vez en la historia en la fase semifinal del una Copa del Mundo, y por consiguiente sumiría a todo Brasil en un luto eterno.
En su defecto, un éxito de los auriverdes les garantizaría quedar entre los cuatro mejores lugares por décima vez en 20 participaciones, primera desde 2002 (en esa ocasión se coronaron campeones).
El otro partido de cuartos de final previsto para hoy pondrá frente a frente a Alemania y Francia, en tanto mañana jugarán Argentina-Bélgica y Holanda-Costa Rica.
La gran final de la Copa del Mundo se disputará el próximo 13 de julio en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Deja un comentario