Bala fría: Acapulco aún espera un gobierno que lo saque del abandono y hoy de la tragedia causada por el huracán Otis

Por Raymundo Guerrero

Ya sabíamos quién es López Obrador, pero pocos habían visto lo miserable que es. El huracán Otis no solo devastó Acapulco y varios municipios más, sino también dejó el alma podrida del mal llamado presidente expuesta a la vista de todos.Varias horas después del golpe del meteoro, López Obrador, a sabiendas de que la autopista estaba cerrada por deslaves, fue a darse una “vuelta” para la foto, en lugar de ordenar al Ejército el inmediato traslado con todo lo necesario para ayudar a la población, como lo demuestran las fotos difundidas por el mismo Ejército en redes sociales, donde se puede ver al presidente a bordo de un vehículo mientras su personal trata de sacarlo del atasco. El secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, debió estar al frente de sus tropas desde el primer minuto del miércoles 25 de octubre, no dándole la manita a López Obrador para que saliera del lodo.No se sabe de quién de ellos dos fue la orden de detener a ciudadanos que viajaron por sus propios medios a Acapulco, para llevar víveres y agua a familiares, amigos, empleados o afectados en general, pero fue una disposición mezquina que ya se les salió de las manos porque hay varios testimonios de personas golpeadas y hasta asaltadas por militares y guardia nacional, sin que Luis Crescencio haya hecho algo por parar esas brutalidades, como puede escucharse en el testimonio compartido en WhatsApp y retomando por usuarios de redes sociales. 

https://twitter.com/malusita76/status/1718693159050371184?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1718693159050371184%7Ctwgr%5E22fa62654889630c4210ee923137366f8912efa4%7Ctwcon%5Es1_c10&ref_url=https%3A%2F%2Fdereporteros.com%2F2023%2F10%2F29%2Facapulco-aun-espera-un-gobierno-que-lo-saque-del-abandono-y-hoy-de-la-tragedia-causada-por-el-huracan-otis%2F

A cuatro días de la tragedia, López Obrador difundió un video en el que supuestamente iba a dar cuentas de la situación en el puerto de Acapulco y las “acciones” que su gobierno ha emprendido para ayudar a la población.

Fue un mensaje videograbado de 24 minutos en el que intenta explicar a mexicanos, lo que la realidad muestra de manera diferente a sus palabras; como siempre él tiene otros datos.

Según sus palabras, “se está haciendo todo lo posible”, que a cinco días de la tragedia ha sido muy poco porque no se le “ocurrió” que las tropas entraran al puerto para garantizar la seguridad de la población y los establecimientos que fueron saqueados provocando desabasto de alimentos y agua.

Y, como también es costumbre en él, de los 24 minutos de videograbación, ocupó 8 para atacar a sus “adversarios” colgándoles, como es su costumbre, infinidad de calificativos ofensivos, acusándoles de que hay mucha desinformación “mucha politiquería”, “quieren utilizar esta desgracia con propósitos electorales, nuestros opositores”, “que son muy viles, los conservadores, zopilotean”, “no les importa el dolor de la gente, lo que quieren es dañarnos, lo que quisieran es que hubiese muchísimos muertos, para culparnos y sacar ellos provecho, sacar raja, regresar al gobierno para seguir robando, para seguir saqueando a México”.

Después, leyó un tuit que escribió el expresidente Vicente Fox, utilizándolo para victimizarse. Curiosamente no leyó los miles de tuits de ciudadanos que apoyan las palabras de Fox Quesada.

Antes de concluir su fallido “reporte” puso en la línea a sus serviles secretarios para que mintieran, como él, sobre las “acciones” que realizan en Guerrero, pero omitiendo el robo y agresiones que están cometiendo soldados y guardia nacional contra ciudadanos que solo quieren llegar a Acapulco a ayudar a sus familiares.

Por cierto, doce horas después del paso del huracán Otis por Acapulco, el youtubero Yulay llegó al puerto en un autobús que rentó, acompañado de varios jóvenes voluntarios y armados con palas, picos, sus manos y muchas ganas de apoyar a los más necesitados.

En el video que compartió por su canal de YouTube, Yulay mostró el desastre en las zonas más olvidadas, donde ayudaron a sacar toneladas de lodo de las casas, retirar láminas de techos que significaban un peligro para todos, y dio dinero a los afectados para que se ayudaran en lo que llegaba el apoyo federal.

Demostró que cuando se tienen ganas de ayudar, bastan las manos y unas cuantas herramientas, mientras que el gobierno federal, con sus ilimitados recursos, llegó horas después y hasta el momento la situación no mejora, están más preocupados censando a la gente, cuidando que solo sea el gobierno morenista el que entregue la ayuda, empacando el apoyo ciudadano en cajas membretadas con la leyenda “Gobierno de México”, para después cobrarle la ayuda a los acapulqueños con su voto.

La pregunta es ¿dónde estaban y dónde están?: 

La gobernadora Evelyn Salgado, para responder a quienes votaron por ella y esperan su apoyo y la reconstrucción del puerto.

La secretaria de Gobernación, Luisa Alcalde, que es la encargada de la política interior del país.

El secretario de salud, Jorge Alcocer, para la evaluación de hospitales, lesionados, muertos, prevención de enfermedades, atención a menores de edad.

El secretario de Comunicaciones, Infraestructura y Transportes, Jorge Nuño, por lo que hace a caminos, carreteras y comunicaciones en general.

La secretaria de Economía, Raquel Buenrostro, para la reconstrucción económica del puerto y trabajo para todos los que perdieron todo.

El secretario de Turismo, Miguel Torruco, para la recomposición del puerto como destino de playa, y apoyo a prestadores de servicios. 

El director de PEMEX, Octavio Romero, para que atienda el tema del desabasto de combustibles.

Los secretarios de Marina, Rafael Ojeda,  y Sedena, Luis Crescencio Sandoval, y la titular de la Guardia Nacional, Rosa Icela Rodríguez,  para que respondan por los abusos de su personal y coordinen, como les corresponde, el apoyo a la población porque ya pasaron cinco días y no se nota su trabajo, como sí ocurrió en otras administraciones.

Otros Presidentes de México han estado en la primera línea durante las tragedias y, quizá únicamente para la foto, pero este ni a eso llegó.

Cortesía DeReporteros

Deja un comentario