MERS, dolencia respiratoria expandida en Surcorea

La Habana (PL) En Surcorea, afectada por un brote de Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS), aumentaron las preocupaciones a escala social con el paulatino, pero sostenido incremento de los casos de muertes y afectados por la dolencia.
Según los reportes, hasta el 18 de junio la cifra de decesos ascendía a más de 20, en tanto la de contagiados superaba los 160.
Casi el 90 por ciento de las víctimas mortales padecían otras enfermedades como problemas respiratorios e hipertensión arterial, lo que parece empeoró la infección, apuntó una comunicación del Ministerio de Salud y Bienestar Social.
Ese texto también señaló que 19 pacientes recibieron el alta médica tras su completa recuperación.
Entretanto, más de seis mil personas permanecen en cuarentena en previsión de que se propague la dolencia para la cual hasta ahora no hay cura ni tratamiento.
El primer caso detectado en Surcorea tuvo lugar el 20 de mayo en una persona de 68 años de edad que viajó a Medio Oriente y regresó a la península coreana.
En medio de la tensa situación sanitaria, numerosas personas salen a la calle con máscaras y evitan a centros hospitalarios o de multitudes por temor a contraer la enfermedad, provocada por un coronavirus, similar al Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS).
Empleados de limpieza cada día riegan con agua calles y diversos sitios como parques, sobre todo en Seúl, la capital, para evitar la propagación del virus.
“Tenemos que dejar atrás el excesivo miedo a contraer el MERS y tratar de reducir al mínimo el impacto de esa enfermedad en la economía”, manifestó Sung Moo Kim, quien encabeza el gobernante Partido Saenuri.
La exhortación de Sung ocurre cuando los ingresos en el sector hotelero y de negocios disminuyeron en las últimas semanas por la baja turística y la cancelación de cientos de vuelos hacia Seúl procedentes, sobre todo, de países asiáticos.
Ante el incremento de casos, la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, aplazó una visita oficial a Estados Unidos.
Con ese gesto, la gobernante trató de mostrarse activa a la hora de salvaguardar la seguridad pública, incluida la rápida erradicación del MERS, difundió en un comunicado la oficina presidencial.
Pese a la percepción social de que el coronavirus amenaza la vida humana, Jeong Eun-Kyeong, un alto funcionario del Centro Coreano para el Control y la Prevención de Enfermedades, consideró que no veía ningún peligro de una expansión adicional.
Algunos expertos advirtieron que el virus podría extenderse con fuerza si un número de contagiados evaden las medidas de cuarentena dictadas.
Entre las disposiciones adoptadas para combatir el MERS figuran la diaria actualización de la lista de hospitales afectados por la dolencia, incluidos los visitados por personas infectadas.
De acuerdo con esa relación, hasta el momento en 84 hospitales del país se reportaron casos de MERS, cifra que aumentó en relación con los 29 anotados hace pocos días, difundió la agencia noticiosa Yonhap.
El Ejecutivo surcoreano anunció que concederá recursos a los gobiernos provinciales para frenar el brote, incluidos fondos para la adquisición de equipamiento médico como esterilizadores y medios para erradicar residuos biológicos.
Entre las demarcaciones que se beneficiarán con los subsidios estatales están la provincia de Gyeonggi, donde se detectó el virus por vez primera el 20 de mayo pasado, además de la central ciudad de Daejeon. Con el propósito de evitar la entrada del MERS, adoptan diversas medidas gobiernos de países asiáticos, entre ellos China, Tailandia y Singapur.
Para evitar la propagación del coronavirus respiratorio, la Aviación china dictaminó medidas preventivas y de vigilancia sanitaria en vuelos procedentes de Surcorea.
Entre las disposiciones se encuentra la desinfección minuciosa de las aeronaves y el tratamiento con urgencia de casos de sospechosos.
El gobierno tailandés emitió el pasado 12 de junio una alerta roja como acción que procura impedir la propagación del virus y situó a personal médico en los aeropuertos para ejercer control sobre posibles casos.
En 140 instalaciones turísticas de Singapur, en tanto, se aplican medidas de vigilancia anti-MERS para preservar la salud de huéspedes y personal de servicio. En esos lugares se colocan, entre otros medios, máscaras protectoras y equipos purificadores de aire.
El MERS infectó a más de mil personas en 23 países, con saldo de 467 fallecidos, de acuerdo con estadísticas de instituciones médicas.

Deja un comentario