Las entrañas del poder: El CENHCH, la corrupción y su urgente renovación

«Aquellos que educan bien a los niños merecen recibir más honores que sus propios padres, porque aquellos sólo les dieron vida, éstos el arte de vivir bien.»

Aristóteles

Por Olegario Roldán

El último escándalo suscitado en el CENHCH es el narcotráfico, que hasta hace relativamente poco tiempo habría podido parecer impensable en esa institución.

Resulta algunos estudiantes de secundaria vendían a sus compañeros brownies (Bizcochos pequeños de chocolate, típicos de la gastronomía norteamericana) con mariguana, a los que llamaban “panquecillos mágicos”.

Esto, a todas luces es narcomenudeo e indudablemente está conectado con las infanterías del narcotráfico. Entre los docentes de ese centro educativo se corre el rumor de que este problema ni es nuevo, ni es exclusivo de la secundaria, ni era desconocido para las autoridades escolares sino que es generalizado y conocido desde hace por lo menos quince o veinte años.

Lejos están los tiempos en que el Centro Escolar se caracterizaba por formar los más elevados valores éticos y cívicos y que sus actividades se desarrollaban con la más estricta disciplina que imponían docentes como Dionisio Cruz Valderrábano o Raúl Velasco de Santiago.

También está lejos está el tiempo en que las actividades académicas eran dirigidas por pedagogos como Enrique Martínez Márquez o Salvador Lobato, cuando el CENHCH era señero estatal, nacional e internacional.

Este no es el primer escándalo que se suscita en la escuela: recordamos cuando la directora Silvia Vélez Quintana Roo convirtió sus jardines en espacios privados para sus fiestas y sus invitados se vomitaban en la alberca escolar, las no tan misteriosas “desapariciones” de las cuotas de padres de familia y ciertos casos de pederastia encubiertos por las autoridades.

Esto ha originado que el gobernador, Luis Miguel Barbosa declarase hace unos días que próximamente será designado un director general con la tarea de restituir el orden, la disciplina y la calidad académica en ese importante centro educativo. Convertir al CENHCH en lo que antes fue.

Si en verdad desea hacer eso ello tendrá que romper con los esquemas prevalecientes en cuanto a la designación de los directores generales. Si mantiene la práctica de que el director sea nombrado mediante componendas con la mafia magisterial, será imposible producir resultados distintos a los que se han generado en las últimas décadas. Si desea obtener resultados diferentes, deberá plantearse procedimientos muy distintos a los acostumbrados.

En pocas palabras, deberá designar un director general no vinculado a las mafias magisteriales y que cuente con una trayectoria y preparación que generen expectativas viables respecto a su desempeño académico y administrativo, con compromiso político y académico con la Nueva Escuela Mexicana, derivada de la Cuarta Transformación.

Entre quienes han levantado la mano para aspirar a la dirección general del CENHCH destaca el maestro y doctorante en ciencias de la educación Walter Fernando Vallejo Romero.

Sus méritos no son pocos:

  • Alumno fundador del CENHCH, en 1957.
  • Siempre ha participado entusiastamente con los exalumnos de la institución.
  • Padre y abuelo de familia durante las décadas en que sus hijas y nietos han sido alumnos de la escuela.
  • Participante en las mesas directivas de padres de familia.
  • Ha sido orador por los ex-alumnos en diversos eventos de la escuela.
  • Ha impartido cursos y conferencias de actualización a los profesores de las preparatorias del CENHCH.
  • Cuenta con experiencia docente y administrativa de más de treinta años en las preparatorias de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, donde ha ocupado diversos cargos directivos.
  • Psicólogo de origen, cuenta con maestría y estudios concluidos de doctorado en ciencias de la educación.
  • Conferencista, tallerista y ponente nacional en una gran cantidad de coloquios, encuentros y congresos educativos nacionales.
  • También lo ha sido en eventos similares en Cuba, República Dominicana y Puerto Rico.
  • En las preparatorias de la BUAP, autor de los proyectos académicos originales de acompañamiento al estudiante (tutorías) y del programa de apoyo psicopedagógico.
  • Asesor del Departamento de Irrigación de la Universidad Chapingo durante la construcción de su programa de tutorías académicas.
  • Instructor de Programa de Formación Docente de la Educación Media Superior, impartido por la ANUIES.
  • Evaluador nacional de competencias docentes de la educación media superior para la certificación de los académicos de este nivel en el programa de CERTIDEMS de la SEP federal.
  • Asesor en el ascenso a Nivel I de la Preparatoria Regional “Simón Bolívar”.
  • Creador del concepto educativo de Educación por Competencias con perfil de Valores y Rostro Humano.
  • Coautor de diversos materiales didácticos y guías metodológicas de las preparatorias universitarias.
  • Cuenta con amplia experiencia periodística en materia de análisis político y de temas educativos.
  • Militante de la izquierda poblana por más de cuarenta años y leal promotor de la Cuarta Transformación.
  • Cuenta con un Proyecto Integral, de su autoría, para el rescate del CENHCH.

Difícilmente podrá encontrar el gobernador Barbosa un perfil que supere al de este académico universitario encariñado con la educación y con el Centro Escolar “Niños Héroes de Chapultepec”.

Por el bien de la educación poblana, sería importante considerar positivamente su perfil.

Deja un comentario

1 thought on “Las entrañas del poder: El CENHCH, la corrupción y su urgente renovación”