España: A la espera de un Gobierno

Madrid, 30 ene (PL) Los españoles estarán expectantes a las noticias del próximo martes, cuando el rey Felipe VI debe desvelar su candidato a presidir el nuevo Gobierno, seis semanas después de las elecciones generales del 20 de diciembre.
Tras una infructuosa primera ronda de encuentros con los partidos políticos representados en el Congreso de los Diputados, el monarca cerrará ese día otro ciclo de unas consultas que deben concluir con el nombre de la persona idónea para dirigir los destinos de este país.
Todas las miradas están puestas en los aspirantes de los partidos Popular (PP) y Socialista Obrero Español (PSOE), que en su condición de primera y segunda fuerzas parlamentarias, respectivamente, definirán el color ideológico del futuro ejecutivo.
La semana pasada, el líder del PP y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, declinó el ofrecimiento de Felipe VI de someterse a la investidura ante la falta de apoyos necesarios en la Cámara baja, lo que obligó al Rey a abrir una segunda ronda de audiencias.
Desde entonces, el complejo e inédito escenario sufrió muy pocos cambios, con un Rajoy aferrado a la misión casi imposible de pactar con Ciudadanos y el PSOE, y la pretensión de este último de formar un gobierno alternativo a la derecha.
El propósito del líder de los socialistas, Pedro Sánchez, de constituir una administración progresista chocó, sin embargo, con el rechazo de la llamada vieja guardia de su partido, en particular con la censura del expresidente del Gobierno Felipe González (1982-1996).
González y el exgobernante del PP José María Aznar (1996-2004) arremetieron esta semana contra la agrupación emergente Podemos, que propuso al PSOE una alianza ante la incapacidad de los conservadores de mantenerse otros cuatro años.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, confesó que le avergüenza la imagen que ofrecen sobre España los otrora gobernantes, quienes demonizaron la irrupción de la formación emergente como tercera fuerza parlamentaria.
Iglesias consideró una pena que el expresidente socialista (González) utilice la misma retórica que el PP, justo cuando salió a colación una nueva trama corrupta del partido de Rajoy.
Expresó temor a que las posiciones de éste, muy parecidas a las de Aznar, acaben imponiéndose en el PSOE, aunque confió en que esas tesis no triunfen porque sería muy decepcionante para Podemos y también para los votantes y las bases socialistas.
Mientras el expresidente del PSOE acusó a Podemos de ser “puro leninismo” y querer liquidar el sistema de convivencia, Aznar consideró que representa una amenaza para el sistema democrático español por su naturaleza comunista.
A este último Iglesias le recordó que pasará a la historia por meter a España en una guerra -la de Irak- a base de mentiras, y lo conminó a no usar un lenguaje grandilocuente y a ser más sensato para comprender que los tiempos cambiaron.
Denunció que el PP es el verdadero partido antisistema por sus numerosos escándalos de corrupción y llamó a los socialistas a elegir entre pactar con el partido antisistema o construir una alternativa de cambio y progreso.
Aznar y González son señalados como defensores a ultranza de la alternancia en el poder de socialistas y populares, que en las pasadas tres décadas encarnaron el llamado bipartidismo español.
Un sistema precisamente castigado por los votantes en los comicios de diciembre al no conceder la mayoría absoluta a ninguno de los dos partidos tradicionales, que juntos perdieron más de 80 escaños en la Cámara baja.

Deja un comentario