“A río revuelto, ganancia de corruptos”

Es verdaderamente triste ver como día tras día se repite el mismo panorama en nuestro país. Una encarnizada y absurda lucha entre dos bandos; los fifis versus los chairos, o dicho de otro modo, los partidarios del PRIAN versus los de MORENA.

Y es triste, porque nuestro noble pero ingenuo pueblo carece de la más elemental visión para percatarse que no es más que una marioneta manipulada a placer por un mismo ente nefasto a quien poco o nada le importan sus derechos y su bienestar.

La historia nos ha enseñado que dentro de la mafia siempre se han celebrado pactos o acuerdos aún entre enemigos que parecían irreconciliables, todo con tal de proteger y garantizar el libre desarrollo de sus actividades ilícitas y, de este modo, salvaguardar sus injustos privilegios en perjuicio de las mayorías.

Entonces ¿Porque habría de ser diferente entre los miembros de esa auténtica Camorra disfrazada de Clase Política que tiene secuestrado a nuestro país?

Las evidencias saltan a la vista todos los días, estamos en manos de verdaderos hipócritas para los que importa más el pago de favores y los pactos de impunidad entre partidos que el respeto y observancia de la ley y la defensa de los intereses de quienes los sentaron en su curul.

Así, mientras los ciudadanos simpatizantes de estos dos bandos siguen atacándose en esta lucha estéril, aquellos quienes los dividen y enfrentan se sientan tranquilamente desde la oscuridad a disfrutar de tan patético espectáculo burlándose de ellos.

Y mientras que nuestra sociedad sigue distraída e inmersa en esta confrontación de mexicano contra mexicano fomentada por dicha mafia, ellos siguen haciendo con nuestro país y con nuestras vidas lo que les viene en gana.

jesusalbertoruizvelasco@gmail.com

Deja un comentario

1 thought on ““A río revuelto, ganancia de corruptos””

  • Es un análisis y un juicio parcialmente correctos, muy debatibles y bien expuestos. La tristeza depende de hacia dónde se oriente la visión. Si observamos la situación deplorable en que se encuentra la mayoría de la población, es natural que sea triste, pero si vemos la actuación de la clase política, en lugar de tristeza nos dará coraje, ahora que sí miramos el trabajo de los grupos y organizaciones civiles que advirtiendo esta situación, están entregados a las tareas de superarla, de acuerdo con sus capacidades y posibilidades, dando lo mejor de sí mismos, veremos las cosas diferentes, con alegría, entusiasmo y optimismo, no digo nombres para que no parezca comercial.