XLIV Copa América: frustración y sorpresas

La Habana, (PL).- Sorpresas deparó a varias selecciones favoritas la Copa América en su cuadragésimo tercera edición, disputada en Argentina un año después de la Copa Mundial de Sudáfrica 2010.
La Asociación Argentina de Fútbol (AFA), organizó el certamen ultimando todos los detalles con miras a que el seleccionado albiceleste se titulara en casa, luego de las insatisfacciones por no ascender a los puestos cimeros del mundial africano que ganó España.
Para recibir a las diez selecciones sudamericanas y a las invitadas México y Costa Rica, los argentinos engalanaron nueve ciudades donde compitieron los protagonistas: La Plata, Jujuy, Santa Fe, San Juan, Mendoza, Córdoba, Salta y Buenos Aires.
Colombia, Argentina, Costa Rica y Bolivia integraron el Grupo A, en tanto Chile, Uruguay, Perú y México conformaron el B; Venezuela, el campeón vigente Brasil, Paraguay y Ecuador lo hicieron en el C.
La fase eliminatoria mostró un adelanto de lo que acontecería en las venideras etapas por el pase de colombianos, chilenos y venezolanos al frente de sus respectivas agrupaciones, lo que sin duda alguna constituían actuaciones sorprendentes para los especialistas.
Los cuartos de final depararon nuevos sucesos con las derrotas de Argentina y Brasil, ambos onces mediante la decisión de tiros de penales luego de quedar empatados a uno y a cero sus enfrentamientos ante Uruguay y Paraguay, respectivamente.
Mayor fortuna y precisión desde el punto de la pena máxima caracterizaron tanto a los celestes con su 5-4 ante la frustración de los locales, como a los guaraníes al eliminar también dramáticamente 2-0 al gigante sudamericano.
Pero los resultados sorpresivos continuaron en esa fase por intermedio de Perú al descartar 2-0 a la favorita Colombia y de la escuadra venezolana que dejó sin opciones a la de Chile 2-1.
Aunque cayó en sus dos subsiguientes presentaciones frente a Paraguay (3-5 por penales) en semifinales y Perú (1-4) en partido por el tercer puesto, la selección vino tinto tuvo su mejor actuación en los anales de Copa América al ascender hasta la cuarta posición.
Una vez más el seleccionado uruguayo exhibió su clase y pundonor para vencer primero dos goles por cero a la representación del pueblo inca y luego en la gran final inobjetablemente 3-0 al once de Paraguay.
Al igual que en 1916 cuando se fundó el torneo regional de fútbol más antiguo del orbe, los uruguayos mediante su garra volvían a imponerse en la tierra de su sempiterno rival y pasar así a liderar el acumulado con quince títulos, uno más que los argentinos.
Excelente triunfo para el equipo liderado por el delantero Diego Forlán en un certamen que archivó 54 goles en 26 encuentros para un promedio de 2,07 por juego. A las puertas de la Copa América-2015 que comienza mañana en Chile, las expectativas crecen dada la deuda pendiente de los brasileños con su afición, los sueños gauchos de alcanzar la gloria de “mano” de Messi y las esperanzas chilenas de llegar a la gloria por primera vez.

Deja un comentario