Rusia rechaza derrocamiento de gobiernos legítimos

Moscú, 8 oct (PL) El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, ratificó hoy el rechazo de su país a los intentos externos de derrocamiento de gobiernos legítimos y a la injerencia en los asuntos de estados soberanos.
Moscú en extremo se opone a los intentos de desmontar o cambiar desde afuera los gobiernos en países soberanos, afirmó Lavrov en declaraciones a Prensa Latina al término de conversaciones oficiales con su par venezolano, Rafael Ramírez.
Insistió en que Rusia tiene una actitud negativa hacia la organización de tales acciones ya sea en China, en Cuba, Venezuela, en su propio país o en cualquier Estado de Europa, y a la intromisión en los asuntos internos.
Dijo que tales intentos de utilizar instrumentos ilegítimos para atizar la situación y generar tensiones y confrontación no se corresponden con las obligaciones de los estados ante el derecho internacional, y riñen con los principios democráticos, en cuya defensa hay que ser consecuente, agregó.
Vamos a lograr una condena por parte de la comunidad internacional a cualquier intento externo de derrocamiento de gobiernos y que tales actos sean rechazados por la mayoría, enfatizó el jefe de la diplomacia rusa.
Añadió que temas como ese fueron debatidos durante el 69 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, celebrado en septiembre último.
Su país, puntualizó Lavrov, considera inaceptable que se utilicen las proclamas de supuesta lucha contra el terrorismo para el desmontaje de regímenes.
De otro lado, dejó claro que cualquier acción emprendida para el enfrentamiento al Estado Islámico u otra estructura terrorista debe apoyarse en el derecho internacional, y a la vez, llevarse a cabo con el consentimiento de las autoridades legítimas de todos los estados en cuyos territorios exista ese peligro.
Contra esa amenaza, recalcó Lavrov, es necesario luchar exclusivamente con la anuencia del Estado correspondiente.
Recordó que durante años Moscú ha exhortado a cerrar filas para la lucha contra el terrorismo internacional y denunció dobles raseros por parte de los gobiernos occidentales que rehusaron a una condena cuando grupos terroristas aparecieron en Siria, bajo el pretexto de que el presidente Bashar Al Assad no abandonaba el poder.
El jefe de la diplomacia rusa dijo confiar en que esa proclamada lucha contra el Estado Islámico “no esconda intentos de cambio de régimen”.

Deja un comentario