Mariposa Monarca: reina de los bosques de México

Por Mayra Pardillo

México, (PL) Millones de hermosas mariposas naranjas y negras arriban cada año para hibernar en la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca -abarca 56 mil hectáreas-, una especie considerada por muchos como la reina de los bosques de pino, encina y oyamel en México.
A esta reserva, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, que comprende los estados de México y Michoacán, llegan estas grandes mariposas, las cuales viajan más de cuatro mil kilómetros desde el norte huyendo del crudo invierno.
Estos insectos hacen un recorrido desde el sur de Canadá pasando por el territorio de Estados Unidos y los estados mexicanos de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, Guanajuato, San Luis Potosí, Querétaro, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y el Distrito Federal.
Afirman los expertos que no existe ninguna otra especie que emigre y vuele esa distancia, para hibernar, reproducirse y que nuevas generaciones de Monarcas regresen en marzo a Canadá y Estados Unidos, fenómeno biológico único en el mundo.
Poseen una gran resistencia y su longevidad puede alcanzar hasta nueve meses, mientras que otras especies pueden vivir solo 24 días.
Una de las batallas ganadas para su cuidado es el freno a la tala ilegal, entre otras acciones encabezadas por el grupo especial denominado Monarca, integrado por inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y el apoyo de otros organismos.
Junto a ello se puso en marcha una estrategia especial para la protección del lepidóptero durante la presente temporada, con vistas a restaurar los parajes impactados por la tala clandestina.
Además, se reintegrará la superficie afectada a las masas forestales en las que todos los años, aproximadamente durante seis meses, hacen escala las mariposas Monarca.
Los seis santuarios, ubicados en los bosques de oyamel del Estado de México y Michoacán, fueron abiertos al turismo a partir del 21 de noviembre y hasta el 31 de marzo del próximo año.
Sin embargo, ellas retrasaron su llegada algunos días debido a los efectos del paso del huracán Patricia y del frente frío número ocho por el país.
El ciclo migratorio en México está severamente amenazado por el uso excesivo de herbicidas en Estados Unidos, entre otros factores, pero la especie no está en peligro de extinción, aseveró recientemente el biólogo Eduardo Rendó.    SANTUARIO PIEDRA HERRADA
Piedra Herrada es uno de esos seis santuarios, ubicado en el Estado de México, adonde llegamos una fresca mañana de noviembre un grupo de periodistas, invitados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
Una importante recuperación de la Monarca, tras las acciones emprendidas por México, Estados Unidos y Canadá para proteger esta especie, permite augurar que este año arriben tres veces más que en 2014, opinan expertos mexicanos.
Ello se dio a conocer durante el acto Cooperación México-Estados Unidos para la conservación del fenómeno migratorio de la Mariposa Monarca, efectuado en Piedra Herrada, en el marco del primer arribo al país.
Asimismo, trascendió que la meta del 2020 es alcanzar que 225 millones de mariposas lleguen a México y cubrir una superficie de seis hectáreas de esta especie.
Durante la actividad, Rafael Pacchiano, titular de la Semanart, recorrió el citado lugar junto a su homóloga de Estados Unidos, Sally Jewell.
Ambos coincidieron en que con las medidas aplicadas en conjunto con Canadá se incrementará la presencia de este polinizador en los bosques mexicanos.
También se hizo entrega simbólica del permiso de operación como operador turístico a Piedra Herrada, lo que contribuye al desarrollo de la comunidad.
SOBRE LAS ANCAS DE TRONO
La llegada de las Monarca será un espectáculo muy difícil de volver a ver, en particular para quienes no viven en México, y por ello valió la pena ascender durante unas dos horas sobre las ancas de Trono.
Por paradojas de la vida el caballo que nos condujo por sinuosos senderos hasta el elevado lugar donde hibernan estos coloridos insectos en el santuario de Piedra Herrada se llama Trono y sobre él -guiado por el joven Ismael- fuimos al encuentro de las mariposas Monarca.
Solo un corto tramo se hizo a pie con estricto respeto a las normas establecidas, tales como no usar el flash de las cámaras, hacer silencio, y por ningún concepto tomar alguna mariposa.    Cornelio Peñalosa, Bernardino Acosta y Antonia Hernández conocen bien el terreno y cómo cuidar los bosques para que se conserve el vuelo de este insecto, así lo confirmaron a Prensa Latina.
Piedra Herrada es el más pequeño de los sitios adonde llegan, ya que los mayores se hallan en el estado de Michoacán.
Observar el arribo de las “reinas del bosque” a estos parajes es en realidad un privilegio, pero sobre todo conocer que más allá de su belleza y colorido son agentes polinizadores imprescindibles como factor de equilibrio ecológico en los bosques que habitan por un corto periodo.
De ahí la campaña “Protejamos Alas Mariposas” para conservar este interesante e inigualable proceso migratorio.

Deja un comentario