El Virrey tropical

Por Karina Velasco Aguilera

Perdí la cuenta de los indicadores de impunidad y de la inoperancia en la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo, pero la más reciente es de plano, el colmo del cinismo:

A través del Poder Judicial y mediante el magistrado presidente, José Antonio León Ruiz, permitieron la liberación de un peligroso criminal de nombre Raúl M. A., Alias “El Sincler”, acusado de homicidio y portación de armas de fuego de uso exclusivo del ejército…

Mientras que, en las calles, la persecución es contra activistas sociales y empresarios que no se alinean a los mandatos de un gobierno de turbio actuar como lo es el de Carlos Joaquín González.

Casos de persecución política tenemos el del empresario Carlos Mimenza, actualmente preso en el Cereso de Chetumal…

Y de Florian Tudor, empresario de origen rumano que tras negarse a ser parte de las acciones fraudulentas del ex secretario de seguridad pública, Alberto Capella, comenzó a ser víctima de amenazas, desprestigio e incluso de tortura.

No hay medios nacionales ni del Estado dispuestos a documentar estos hechos, ya que en su mayoría están cooptados por Carlos Joaquín y Alberto Capella mediante millonarios convenios publicitarios.

La FGE ¿Para qué nos está sirviendo? Además de multiplicar las fosas clandestinas y permitir la incautación de inmuebles y de dinero, incluso de víctimas a cambio de moches…

O de no hacer absolutamente algo para combatir los delitos de alto impacto que descomponen a pasos acelerados nuestro tejido social.

Si se preguntan el por qué, nuestro Estado de Quintana Roo, se encuentra inmerso en una vorágine de violencia al grado de costar incluso la vida de candidatos políticos…

Voltee a mirar hacia arriba, en la silla del virreinato tropical, hoy ocupada por la estirpe de Cozumel, la más sangrienta, la más avara, la que hará lo que sea necesario para perpetuarse en el poder.

Desde que Carlos Joaquín, arribó a esa silla en 2016, Quintana Roo es otro y no para bien; el hedor a sangre, cocaína y plomo ensombreció al paraíso.

Esto no es una campaña sucia contra el gobernador, sino una llamada de atención, la verdad no se puede ocultar ni con la más elocuente pluma.

Salvar a Quintana Roo, de la violencia y el rezago, es su responsabilidad como gobernante, que para eso la ciudadanía lo eligió a usted como su representante.

Y eso queremos, un representante digno para la clase trabajadora, para el destino turístico más importante no solo de México, también de América latina.

No al representante de los cárteles del narcotráfico, del dinero sucio, de las inmobiliarias ecocidas y de la impunidad.

Finalizó con esta frase del escritor Julio Anguita: “Quien vota a los corruptos, los legitima, los justifica y es tan responsable como ellos”.

Deja un comentario