Carbajal, un mexicano de cinco Copas Mundiales.

La Habana (PL).-El fútbol mexicano dejó su impronta en las Copas Mundiales con la figura singular del portero Antonio “La Tota” Carbajal, defensor del arco tricolor en cinco certámenes universales de Suecia-1950 a Inglaterra-1966.
Carbajal, nacido el 7 de junio de 1929 en la ciudad mexicana de León, llegó a la justa del orbe nórdica como arquero suplente, pero una lesión de Raúl Córdoba le abrió las puertas a la titularidad con solo 21 años de edad.
Así, el 24 de junio de 1950 y con el arbitraje del inglés George Reader, el meta comenzó a escribir su leyenda frente a 200 mil espectadores en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro, con una derrota 0-4 ante los brasileños.
Otros dos reveses (1-4 ante la desaparecida Yugoslavia y 1-2 frente Suiza) cerraron la incursión inicial de Carbajal en un Mundial y la segunda con el combinado nacional. Dos años antes había estado en los Juegos Olímpicos de Londres-1948 y en esa lid permitió cinco dianas en el revés 3-5 ante Surcorea.
Ya como titular establecido tras el período de eliminatorias, realizó su segunda presentación en un certamen del orbe, Suiza-1954, y lo hizo de nuevo ante Brasil.
Los auriverdes le propinaron otra bofetada con un 5-0 y más tarde caerían otra vez 2-3 ante los franceses para regresar a casa con las manos vacías. Hasta allí, cinco partidos e igual cantidad de reveses para Carbajal.
La maldición de no estrenar el casillero de los triunfos continuaría para el “Tri” y Carbajal en Suecia-1958, con un debut de 0-3 frente a los anfitriones y a la postre subtitulares, empate 1-1 con Gales y una pálida presentación de 0-4 ante Hungría.
Sin embargo, en Chile-1962 el equipo mexicano sí daría un paso hacia adelante, aún cuando no empezó de la mejor manera con una descalabro de 0-4 ante un plantel brasileño cuajado de estrellas y liderado por Edson Arantes do Nascimento “Pelé” y Manuel Francisco dos Santos “Garrincha”.
Ya en su segunda presentación caerían 0-1 frente a la selección española, animada por la presencia de Francisco Gento y Ferenc Puskas, por un error del defensor Raúl Cárdenas en el último minuto.
Para cerrar el grupo le tocó otro gran conjunto: Checoslovaquia, que sería subcampeón al final del certamen y lo haría de manera traumática: con un gol en contra de Vaclak Masek a solo 15 segundos de iniciado el encuentro.
La diana más rápida de un Mundial hasta 2002, cuando la quebró el turco Hakan Sukur frente a Surcorea en el partido por la tercera plaza de la justa de Japón y Surcorea, con 11 segundos.
Sin embargo, México dio vuelta al resultado para imponerse a los checos por 3-1, con tantos de Isidoro Díaz, Alfredo del Águila y Héctor Hernández, y así conseguir su primera victoria en Copas Mundiales.
Aunque en Inglaterra-1966 no llegó como titular, Carbajal cerró su participación en Mundiales al aportar experiencia al plantel mexicano y cumplir su sueño de jugar en Wembley, en la tercera y última presentación del “Tri” (empate 0-0 ante Uruguay).
Los inicios de Carbajal no fueron sencillos, tanto a nivel humano como en el plano deportivo, porque sufrió en su niñez la muerte de un hermano, atropellado en la calle mientras jugaba con una pelota. Por eso, el padre le prohibió seguir con el fútbol.
Ante esa negativa dejó la delantera y pasó a la meta, porque -según confesó en una ocasión- desde el arco callejero podía espiar la puerta de su casa para ver si se acercaba el padre y en ese caso disimular como simple espectador.
Luego de terminar los estadios secundarios tomó la decisión definitiva de dedicarse por entero al balompié y fichó por un equipo del barrio, el Oviedo. Sus buenas actuaciones hicieron que el Club España de México se fijara en él y tras pasar una dura prueba a los pocos días debutó en la primera división con 19 años, en 1949.
Sin embargo, al poco tiempo el conjunto desaparecería y Carbajal recalaría en las filas del León, en 1950, con el que jugaría el resto de su carrera en su país natal hasta 1966 y ganaría dos campeonatos de Liga (1951-52 y 1955-56).
Después tuvo una larga carrera como director técnico, con la conducción del Unión de Curtidores, el León y el Atlético Morelia, donde trabajó ininterrumpidamente de 1984 a 1994, para establecer el récord en la primera división de México de más partidos dirigiendo a un solo equipo.
En la final de la Copa Confederaciones de México-1999, la Federación Internacional de Fútbol le otorgó un reconocimiento por su trayectoria y lo seleccionó entre los primeros 100 jugadores históricos a nivel mundial.
Escogido como el mejor portero de la Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe, Carbajal sobresalió por su valentía y carisma, con autoridad, mejor en las salidas y por alto que debajo de los palos.
Su récord de jugar en cinco Copas Mundiales fue igualada por el alemán Lothar Matthaus, quien actuara desde España-1982 hasta Francia 1998, y podría ser empatada este año por el portero italiano Gianluigi Buffon en la cita de Brasil, del 12 de junio al 13 de julio.

Deja un comentario