¿Romperá el silencio Mancera?

*Tiene con qué acusar a Marcelo 

*Datos del por qué la desgracia 

Por Arturo Ríos Ruiz  

“No voy a meterme”, responde Miguel Ángel Mancera a solicitud de desafuero por Línea 12 del Metro, aseveró que esperará a los peritajes que se realicen referentes al colapso. Llamaba la atención su silencio, pero el anuncio de su desafuero, lo sacó de su aparente ostracismo. 

Fue la diputada de Morena María de los Ángeles Huerta del Río, quien anunció la presentación de un punto de acuerdo para exhortar a la Fiscalía de Justicia de la CDMX a que solicite el desafuero del senador del PRD, Miguel Ángel Mancera. 

En comunión del juego sucio, la bancada de Morena presentó el miércoles ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión la solicitud de desafuero contra ex jefe de gobierno de la CDMX por el desplome ocurrido en la Línea 12. Otro desplante de encubrimiento a los de casa, Marcelo Ebrard, el más manchado y Claudia Sheimbaun. 

El ahora senador Mancera, dijo: “Veo una efervescencia política. No voy a meterme… por eso hoy no he señalado ningún nombre, ni he dirijo ninguna culpa de nadie porque no me corresponde”. 

Ese “hasta ahora no voy a señalar ningún un nombre”, lo tomamos como un aviso que tiene sus argumentos bien guardados, pues después de cantarle la bronca a Marcelo Ebrard por las barbaridades cometidas en la mencionada línea habilitó personal calificado para repasar todos los males que dejó Marcelo en la obra. 

El hoy canciller, lo supo y pensó que sería demandado y puso kilómetros por tierra y se fue a Paris, Francia a “vacacionar” a todo lujo, pendiente del curso que tomara la acusación pública en su contra de la jefatura del gobierno citadino. 

Mancera no concretó, sólo fueron aspavientos y mantuvo la amenaza a Marcelo sin formalizar sus acusaciones ante la autoridad judicial y voló la paloma y ahora, se la cobran desde Morena. 

A las oficinas de Proyecto del Metro del Distrito Federal, aún no era CDMX, sitas en la avenida Universidad 800, Metro Zapata, colonia Atoyac, llegó la orden de revisar minuciosamente todo el desgarriate que dejó Marcelo en la línea y sacaron lumbre los resultados. Todo un desastre. 

Tal vez esa información sea el soporte que tiene celosamente guardado Miguel Ángel Mancera para aportarlos como pruebas de quién fue el culpable del colapso si lo cercan con amenazas de prisión. Sobre la “Línea Dorada”, hoy devastada, hay mucho que saber aún. 

Ya hay quienes proponen rehacerla, sin pasos elevados, en decir al ras o, subterránea, para aumentar los costos en cantidades descomunales, con mayor razón, se debe de hacer valer la justicia. ¿No que “Nadie sobre la ley”, o ¿Sólo es una frase más del presiente? 

rrrart2000@hotmail.com y Facebook 

Deja un comentario