“La Oculta”, un recuerdo desde la autoficción

Los fuertes lazos familiares, la vegetación salvaje, el apego por la tierra y la violencia, son algunos de los temas que Faciolince explora en La Oculta, como rasgos comunes al temperamento latinoamericano.

Yo creo que todas las novelas son una especie de transformación de la propia experiencia. Uno vive, uno recuerda, uno experimenta y luego, al pasarlo a las palabras, al contarlo en una historia, en una novela, lo transforma completamente, comentó el escritor Héctor Abad Faciolince.

Tal como lo hizo en El olvido que seremos, el colombiano Héctor Abad Faciolince utiliza elementos de su propia vida para construir una ficción. En el caso de su más reciente novela, La Oculta, se basa en la finca que él y sus hermanos, como Antonio, Eva y Pilar, los hermanos protagonistas, heredaron de sus antepasados.

Esa experiencia y esa memoria familiar está transformada en novela. Y la novela es otra cosa: así como nadar es una cosa y otra cosa es contar que se nada. En la novela yo cuento que Eva, uno de los personajes nada, y eso está basado en mi experiencia de nadar en los lagos de La Oculta, que existe, pero naturalmente la palabra es muy distinta de la experiencia de nadar, agregó.

Los fuertes lazos familiares, la vegetación salvaje, el apego por la tierra y la violencia, son algunos de los temas que Faciolince explora en La Oculta, como rasgos comunes al temperamento latinoamericano.

Para Héctor, la violencia rural y también la urbana, pero la rural en el caso de esta novela, ha sido muy común en Colombia, también en Antioquia y está ahí presente. No es ni siquiera un telón de fondo, sino algo que permea la novela. Hay grupos narcotraficantes, hay paramilitares, hay violencia estatal, hay violencia guerrillera, y esta familia, digamos, esta saga familiar, que trata de mantener esa tierra a la que está tan apegada a la que está tan apegada, siempre siente que esas violencias son las que amenazan, las que los amenazan y las que buscan que ellos pierdan la tierra.

La Oculta está estructurada a base de monólogos en los que cada uno de los hermanos cuenta su visión de la historia.

En esta familia Ángel, digamos que los hermanos pertenecen a tradiciones muy distintas: Pilar es la fuerza de la tradición más conservadora: un único matrimonio, muchos hijos; Eva cambia de pareja continuamente, Eva busca, Eva es una nueva mujer, las nuevas mujeres que conocemos y Antonio es el hermano gay que debía ser la representación del macho antioqueño que hereda la tierra y que trabaja la finca para enriquecerse o para mantener a la familia, y en cambio él se va para poder vivir tranquilamente su manera de ser homosexual en Estados Unidos, concluyó.

La Oculta, de Héctor Abad Faciolince, está publicada por Alfaguara.
La-Oculta-v2

Deja un comentario