¡…Guerra de papel…! “La letra, con sangre entra (…)”

  • Ecobici, anarquía e indolencia entre “burros”
  • Reminiscencia… ¡Un Verdugo que incita a la violencia!; en forma por demás irresponsable, analista económico demandó a millones de automovilistas a convertirse en criminales potenciales para “aplastar a los ciclistas que son una plaga de langostas”, y que lógicamente existe razón de ser…
  • El programa Ecobici sí es una alternativa para el transporte, pero es necesario concientizar quienes poseen una “burra”, porque resulta ser que con toda y su “burra”, y el “burro” que la monta, hacen una pareja ideal para atropellar a tanto “burro distraído” que deambula por las guarniciones de la metrópoli azteca. Es cosa de “burros inteligentes” (…)

Más allá de considerarlo como un programa benéfico para la salud, el Ecobici se ha convertido en toda una plaga para la sociedad, ya que aun cuando la Asamblea Legislativa del Distrito Federal urgió una cruzada de respeto para los pedaleantes versus automovilistas, aquéllos han creado un régimen de anarquía que impera en la ciudad de México y que lamentablemente ha costado la vida tanto de usuarios como de peatones.
Lo anterior se transcribe desde cuando en el tercer trimestre de 2011, un analista económico de la estación Reporte 98.5, identificado como Ángel Verdugo, estableció una extraordinaria controversia que ha decir de los enterados, “no se la acababa”, toda vez que el miércoles 24 de agosto tuvo la ligereza e irresponsabilidad de echarse a todo el mundo encima cuando se apartó de los preceptos de la Ley Federal de Radio y Televisión, es decir, empleó comentarios irónicos y sarcásticos.
Ungió a todos los automovilistas para convertirse en potenciales asesinos avasallando a miles de ciclistas a quienes calificó como “la nueva plaga que está a punto de causar daños severos en el Distrito Federal”, debido a que “muchos de ellos no respetan los códigos de Tránsito”.
Ese día, comentó que estuvo dos veces a punto de que se estamparan ciclistas en su “modesto vehículo”, por lo que Verdugo lo traicionó su apellido y en lugar de invitar a la sociedad a cuidarse de los constantes peligros, todavía en forma por demás “criminal” los azuzó: “Los conmino a que si ven esta nube de langostas, láncenles el vehículo de inmediato, no les den oportunidad de nada, aplástenlos para ver si así entienden”, dijo a micrófono abierto.
Y como si se tratara de una extensión del halo de impunidades que gobiernan en toda la República, Verdugo remató: “Parece que por traer este instrumento (la bicicleta), que es propiedad del Distrito Federal, estos señores pueden hacer lo que les da su gana”, aunque consideró que los mexicanos no deben sentirse parisinos y que modelos ciclistas como el de Bogotá, no funcionan en la ciudad de México”.
Si bien el Gobierno del Distrito Federal ha impulsado diversas políticas para incentivar el uso de la bicicleta como el programa Ecobici, un grupo de ciclistas ni tarde ni perezoso tomó las amenazas de Verdugo muy en lo personal. No obstante de ello, Verdugo sufrió el ídem en su empresa, ya que el Comité de Ética del Grupo Imagen lo dio de baja, por el Efecto Verdugo contra ciclistas.
Emplazó a una rodada nocturna en contra ese patético comentarista, es decir, el martes 30 de agosto a las 20:00 horas, que se inició del Ángel de la Independencia hacia Reporte 98.5, estación donde colabora el “analista económico” Ángel Verdugo.
Incluso pidieron la cabeza del comentarista que utiliza los espacios del conductor Francisco Zea, a quien de igual forma recriminaron los comentarios de la actitud siniestra de su colaborador. A pesar de haber dicho que los ciclistas son una “plaga”, Verdugo tuvo que pedir una disculpa pública al mencionar que “fue sarcasmo”, pero que asumiría las consecuencias.
Pero el daño moral ya estaba consumado; la Secretaría de Gobernación y a las procuradurías General de la República y la del Distrito Federal, iniciaron una denuncia de hechos al quedar constituido el delito de alentar a una rebelión social en contra de quienes efectivamente velan por su salud física y la del entorno de la capital del país.
Ciertamente que Ángel Verdugo -a quien nadie escuchaba hasta en tanto no cometió una pifia radiofónica-, siempre se ha caracterizado de ser un charlatán del micrófono de mal gusto, cree que emitir mensajes más allá de los usos y buenas costumbres de los mexicanos, se convierte en un “ícono” de la libertad de expresión…
…pero es un extraordinario y potencial infractor de la Ley Federal de Radio y Televisión, que no solo amerita la suspensión de su licencia de locución (si es que la tiene), sino una sanción económica ejemplar para mostrar que el Estado es bondadoso cuando existen periodistas que manifiestan cosas coherentes y no como las de Verdugo, que llamó a millones de automovilistas de “acaba con esas langostas” del entorno urbano.
Por lo tanto, Ángel Verdugo ni su propia sombra lo cobija o llegar a decir: “Trágame tierra”, ya que millones de twiteros demandaron también a la familia Vázquez Raña –que posee uno de los emporios periodísticos más grandes de América Latina-, a dar de baja al C. Ángel Verdugo “por incitar a un crimen colectivo”.

LA ALDF

En el seno de la Diputación Permanente se aprobó punto de acuerdo para exhortar al Jefe del Ejecutivo local, inhiba el uso del automóvil a través de campañas que fomenten el uso de bicicletas con obras, legislaciones y señalización adecuadas para los ciclistas.
En el punto de acuerdo promovido por la legisladora Ana Aguirre, se señala que los comentarios que realizó Ángel Verdugo, en la estación radiofónica Reporte 98.5, alientan flagrante y puntualmente a la violencia, discriminación y exclusión social por el uso de la bicicleta.
Por lo anterior la diputada solicitó campañas para inhibir el uso del automóvil, por ser la principal causa de contaminación y saturación de espacios, advierte que de la sinergia de esfuerzos por incorporar a la cultura vial el uso de la bicicleta, se orienta a tener un medio ambiente más sano.
Es necesario, dijo, que la ALDF emita un pronunciamiento público contra el comentarista que incitó a la violencia y que mostró las posibilidades de propiciar ideas desde el poder de su medio.
Asimismo calificó como conveniente emitir un exhorto a la Comisión de Radio y Televisión de la H. Cámara de Diputados, para que establezca una posición y la posibilidad de impulsar una sanción contra el comentarista.
En los corrillos del Palacio Legislativo de San Lázaro, decenas de periodistas jocosamente coincidieron en señalar que “hay que ser pendejos, pero no tanto…”, al dar cuenta de la estupidez cometida por Verdugo, quien ahora ya no sabe si llegar al sitio de difamación o dejar grabado sus malos comentarios desde un día antes. Pero de que “chiquita” no se la acaba, no se la ha acabado desde entonces.
Por cierto que esa incitación para acabar con los ciclistas provocó la reacción inmediata del Gobierno capitalino -promotor desde hace años del programa Ecobici-, toda vez que tiene más de veinte mil usuarios, que calificó el exhorto de Verdugo de “retrógrada”.
Verdugo se quejó en el programa radial de que dos ciclistas estuvieron cerca de “estamparse” en su “modesto Peugeot 206” por “soberbios” y no observar las reglas de tránsito.
Dijo que estos ciclistas, principalmente los que son usuarios del programa Ecobici, son “una plaga” y se creen “europeos, se creen franceses (…) y que están en París”, pero ignoran que “son mexicanos con todo lo que ello implica”.
Cuando vean a “esta plaga, esta langosta, láncenles el vehículo de inmediato, no les dé oportunidad a nada para ver si así entienden”, arengó con sentido criminal Verdugo a los radioescuchas que son automovilistas.
No paró ahí: “Esta nueva plaga está por causar daños severos en el Distrito Federal” por lo que “los invito, por favor, lánceles el vehículo y aplástenlos”. Calificó a los ciclistas de salvajes a quienes se debe aplicar la regla de que “la letra, con sangre entra (…)”
“Los invito a acabar con esta nueva plaga” de gandallas (abusivos), dijo Verdugo en el programa que conduce Leopoldo Zea.
En la página web de la estación, se dice que Verdugo hace “uno de los análisis mejor fundamentados de la radio, pero en términos sencillos para que usted se acerque a los temas de la economía”. Pero graso error lo cometió.
La respuesta del Gobierno del Distrito Federal, del izquierdista y neo-aristócrata Partido de la Revolución Democrática (PRD), vino en voz de Martha Delgado, entonces secretaria del Medio Ambiente, quien señalo que “el uso de la bicicleta es un signo de desarrollo de las sociedades”.
Sobre los comentarios de Ángel Verdugo de invitar a agredir a los ciclistas, dijo que “es una expresión retrógrada y atenta contra la comunidad ciclista y contra los ciudadanos del DF”.
La funcionaria capitalina precisó que miles de personas utilizan diariamente la bicicleta por el programa Ecobici y que éste se ampliará “para beneficio o daño para la comunidad”, llegando a 65 mil usuarios.

RESPETO AL CICLISTA

Ante la falta de una cultura de respeto al ciclista y la constante violación a las disposiciones del Reglamento de Tránsito Metropolitano es urgente que el Gobierno del Distrito Federal implemente una campaña de sensibilización dirigida a operadores de transporte público, automovilistas y policías de tránsito, a fin de generar un ambiente de respeto y de sana convivencia entre estos actores en el espacio vial.
El entonces diputado Mauricio Tabe Echartea (dirigente del Partido Acción Nacional en el DF), tras señalar que luego de publicarse en la Gaceta Oficial del GDF las últimas reformas al Reglamento de Tránsito Metropolitano, sólo el 18.4 por ciento del total de los elementos viales en la ciudad han recibido capacitación respecto a las nuevas disposiciones.
Sostuvo que de acuerdo con información obtenida por transparencia, de los 3 mil 500 agentes de tránsito que existen en la capital, sólo 646 policías fueron capacitados en la Subsecretaría de Control de Tránsito desde el 6 de agosto de 2010, fecha en que se publicó el Reglamento.
En ese sentido, exhortó a la Secretaría de Seguridad Pública a emprender la capacitación de los elementos de tránsito respecto de las recientes adecuaciones al Reglamento, así como de aquellas que consideran al peatón, al ciclista y al motociclista como actores prioritarios en el espacio vial.
Asimismo, instó a las Secretarías de Transportes y Vialidad, del Metrobús, de la Red de Transporte de Pasajeros y de Transportes Eléctricos, a emprender cursos de formación dirigidos a los conductores de estas unidades para promover el respeto hacia los ciclistas.
Hizo un llamado a la Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal a publicar el Manual de Ciclismo Urbano, además de difundir las recomendaciones de seguridad que deben seguir los ciclistas al emplearlo como un medio de transporte público más en la ciudad.

SELVA DE CONCRETO

Con la actitud de los ciclistas en la ciudad de México, éstos la consideran “pasearse en esta selva de concreto”; la necedad de Ángel Verdugo lo obligó a opinar que esta nueva plaga “ha causado daños severos en el Distrito Federal” porque no respetan “los reglamentos más elementales de tránsito”.
El comentarista equiparó a los ciclistas capitalinos con los “fantasmas” de los que se habla en el Manifiesto Comunista, escrito por Karl Marx y Friedrich Engels: “Un fantasma recorre el Distrito Federal: los ciclistas”.
Aquí no acaba la cosa. El mismo Verdugo comentó que una organización de ciclistas de la Condesa pidió derecho de réplica a raíz de sus comentarios “sobre este comportamiento salvaje, totalmente salvaje, de los ciclistas”.
Esta organización es Bicitekas. El vocero, Ernesto Corona, dijo que levantó una denuncia ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Distrito Federal (CNDHDF) y que buscarán más acciones.
Corona reconoció que en el discurso de Verdugo hay verdades, pero que incitar a la violencia es algo muy grave: “Empezar a generar más violencia en realidad no es nada bueno para la situación que están viviendo y sobre todo para la gran cantidad de gente que está empezando a utilizar las bicicletas en la ciudad de México y en el resto del país”.
Además, sugirió que las autoridades deben reforzar la difusión y concientización sobre el uso de la bici en la capital.
El comentarista precisó que “es inadmisible el comportamiento, la conducta de estas personas. Se arrogan una impunidad que nadie les ha concedido, de andar por las banquetas, en sentido contrario, poniendo en peligro la vida de los transeúntes y de los automovilistas”.
Además, Verdugo culpó al Gobierno del Distrito Federal por “entregar estas bicis sin antes haber señalado las sanciones a todas las personas que se sienten dueñas de la ciudad porque andan en bicicleta”.
Sus comentarios provocaron cierta hilaridad pero con una reacción tal vez positiva, tal vez negativa en los medios de comunicación y en las redes sociales; Verdugo volvió a decir que los ciclistas “son una plaga que asola al Distrito Federal” y exhortó a los automovilistas, otra vez, a “darles duro”. “En tanto los ciclistas no cambien de actitud, automovilistas, uníos y a echar lámina contra ellos”, puntualizaría Verdugo.

LA POSTURA DE LA EMPRESA

En su cuenta de Twitter, Grupo Imagen Multimedia expresó que respeta y promueve la libertad de expresión de sus colaboradores, pero que reprueba los comentarios hechos por Ángel Verdugo respecto a los ciclistas que a decir verdad, nunca dejarán de ser una plaga porque “accidentalmente” le echan el manubrio a la gente como si ésta no existiera. Incluso, la prensa mexicana ha reportado la muerte de peatones que han sido investidos por ciclistas irresponsables.
El programa Ecobici sí es una alternativa para el transporte, pero es necesario concientizar quienes poseen una “burra”, porque resulta ser que con toda y su “burra”, y el “burro” que la monta, hacen una pareja ideal para atropellar a tanto “burro distraído” que deambula por las guarniciones de la metrópoli azteca. Es cosa de “burros inteligentes” (…)

¿Violación a la Ley de Radio y Televisión?

Al revisar la ley, los comentarios realizados por Ángel Verdugo violan los artículos:
63: Quedan prohibidas todas las transmisiones que causen la corrupción del lenguaje y las contrarias a las buenas costumbres, ya sea mediante expresiones maliciosas, palabras o imágenes procaces, frases y escenas de doble sentido, apología de la violencia o del crimen; se prohíbe, también, todo aquello que sea denigrante u ofensivo para el culto cívico de los héroes y para las creencias religiosas, o discriminatorio de las razas; queda asimismo prohibido el empleo de recursos de baja comicidad y sonidos ofensivos.
64: No se podrán transmitir:
I.- Noticias, mensajes o propaganda de cualquier clase, que sean contrarios a la seguridad del Estado o el orden público.

Deja un comentario