El fantasma del comunismo, es un fantasma muy lento

Por Arom Leamsi.

”Un fantasma recorre Europa, el fantasma del comunismo”. Así iniciaban Marx y Engels, en 1848, su Manifiesto Comunista. Hoy ese espectro ronda por las calles de la República mexicana. Este  tardó en llegar ni más ni menos que 172 años, y vino, según nos hemos enterado, directamente desde el Foro de Sau Paulo, con la misión de desestabilizar a la “democracia mexicana”, en el mejor de los casos, y en el peor, para apropiarse de los bienes y propiedades, de quienes si las tienen.

En medio de este caos global en que se encuentra el mundo entero, parece ser que lo mejor que podemos hacer, es organizarnos para detener el avance del comunismo en México, y a esta tarea se están avocando un grupo de “patriotas mexicanos”, que han empezado a organiza la resistencia, manifestándose en una especie de desfile de modas de autos, tal vez para mostrar que si hay bienes que corren peligro de ser expropiados por “fantasma del comunismo”.

La vida es, para algunos mexicanos, un mundo de ensueño donde todo es posible, sólo basta el esfuerzo y el deseo firme, para que el universo entero conspire a su favor y obtengan lo que tanto han deseado. Los que carecen de las comodidades que se ofrecen en mundo maravilloso de la televisión, es porque no se han esforzado lo suficiente, no se lo merecen. Los privilegios son para los mejores.

Pero la vida no siempre es una experiencia ideal, no existe el hada madrina que nos procura y nos da a mano llenas, si nos esforzamos día a día. De repente, la vida un día nos pone cara a cara con la realidad, y pone el dedo en las llagas de nuestra ignorancia. El éxito económico en una sociedad articulada por sofisticados recursos de corrupción, tiende a hacer compatibles entre sí, a los ignorantes de la verdadera democracia.

En fin, resulta curioso que la democracia que hoy está en peligro de caer en las garras del comunismo, haya sido el único sistema político en la Historia de nuestro país, que ha gestionado que los bienes de la nación, que era de todos los mexicanos, pasará a manos de unos cuantos particulares: filiales de NAFINSA y de SOMEX, DIRONA, DICONA, FORJAMEX, SOSA TEXCOCO, todas de empresas rentables, por poner unos ejemplos, algunas otras, si eran rentables o no, no lo sabremos, pues administraciones pasadas se encargaron de desmantelarlas.

“Hágase justicia en los bueyes de mi compadre”.

Pero resulta aún mucho más curioso, y aún irónico, que quienes se hayan beneficiado de las “bondades” de aquella democracia que favoreció a unos cuantos, hoy dirijan pasarelas dominicales, en una especie de conjuro, que busca FRENAR al peligroso fantasma del comunismo, y precisamente bajo aquellas formas democráticas tan peculiares en México: beneficio de pocos en perjuicio de todos.

De pronto, han tenido que dejar de ser de golpe, democráticos, y detrás de sus exabruptos, han dejado ver su estercolero. ¿No cobrarles impuestos era omisión involuntaria o por encargo? ¿La condonación de impuestos a que razones obedecía? Total, si la mayoría paga sus impuestos ¿Yo por qué?, a la manera que expresara el zorro con botas, simpatizante del movimiento frenatario, ¿recuerdan el: Y yo por qué? Que se aplique la ley fiscal a los demás.

No hablo de conspiración en el artificio del fantasma del comunismo, no, ese fantasma es como los reyes magos, todos saben que es una invención para portarnos bien, las intenciones detrás de esas “marchas”, son un afán por mostrar que hay temas de intereses específicos que se están tocando, y esos intereses no están en negociación. Y por lo que se ve, el fantasma del comunismo, sólo espanta a quienes quieren hacerle frente, porque en las pasarelas automovilísticas no se han visto los miles y millones de mexicanos que están para FRENARLO, ¿o se habrán dado cuenta que el fantasma es tan lento y que con sus autos lo pueden fácilmente alcanzar? Y mientras tanto, ¿Qué nuevo fantasma invocaran esos pocos DESEN-FRENADOS paladines de la democracia a la mexicana?.

Deja un comentario