Arturo Ríos

AMLO, paró la opacidad

• Jesús Ramírez en entredicho
• Falló la información oficial

Por Arturo Ríos Ruiz

“Ahora me presento con ustedes para que no haya rumores, malos entendidos, estoy bien, aunque todavía tengo que guardar reposo, ahora me acicalé”, dijo en el video. Obligado a presentarse a fin de aminorar la cascada de manifestaciones por la catarata de opiniones sobre su salud.

Las redes sociales estaban encendidas y los medios tradicionales también, una vez ardiendo la mecha por el vocero Jesús Ramírez, con su tweet:

“Convocamos a medios de comunicación y a la ciudadanía a evitar difundir versiones sobre la salud del presidente. Hay versiones de mala fe y desinformación con intenciones políticas que buscan dañar la imagen del mandatario. No a la infodemia”.

La abundancia de información referente a la duda de la salud real del mandatario, fue propiciada por él mismo, Jesús Ramírez,
responsable de la información gubernamental, que como varios funcionarios informaron respecto al tema de manera anodina e imprecisa que despertaron más titubeos que aclaraciones.

Veamos: Ramírez: “Recupera AMLO poco a poco su vigor y salud”: “Está evolucionando bien”, informó Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, Olga Sánchez Cordero dijo: “Está muy bien, con “síntomas ligeros”. Así de escuetos sin dar más detalles.

Por esa razón el público expectante, dio rienda suelta decenas de especulaciones ocasionadas por la opacidad de los mismos funcionarios; el más responsable fue el vocero con su Tweet y con el libertinaje de las redes sociales surgieron fakes de mala fe, como que el mal del mandatario era más grave de lo que creíamos,

No se puede negar que en un “democrático” virus, no tiene predilecciones, ataca al que se descuida y el Presidente fue el primero que faltó a ese principio al tomar la epidemia a la ligera, incluso a restarle importancia.

Como si se trata de una venganza del bicho, echó por tierra los amuletos y las frases de “abrácense y vayan a los restaurantes, yo les aviso cundo salgan” y el barbijo sólo con Trump y en aviones lo utilizó. Trivializó el asunto tan delicado.

Lo vimos en el video con una apariencia semi sana, voz potente y clara en la elegancia histórica de su residencia en Palacio, caminaba lento casi arrastraba los pies y se nota el esfuerzo. Pero sin tapabocas.

Ese video es el anuncio de que ha avanzado y que volvería a sus obligaciones y veríamos qué reflexionó es su encierro obligado que tanto detesta, sólo esperamos que sea el preludio de una diferencia a lo cotidiano: rebelde contra las reglas, rijoso con todos y que gobierne para los mexicanos en general.

rrrart2000@hotmail.com y Facebook

Deja un comentario